Washington, EE.UU.- Donald Trump había hecho de la economía un argumento de campaña en 2020. Seguirá siendo un tema importante este año, ya que la inflación y las altas tasas de interés siguen siendo el centro de las preocupaciones de los estadounidenses.

Aquí hay tres temas que probablemente estarán entre sus prioridades económicas si regresa a la Casa Blanca:

– Aranceles y guerra comercial con China –

“Cuando las empresas llegan y venden sus productos en Estados Unidos, automáticamente deberían pagar, digamos, el 10%”, declaró el expresidente en Fox Business en agosto.

Los ingresos fiscales “se utilizarían para pagar la deuda”, añadió en una entrevista con su ex asesor económico, Larry Kudlow.

Según la Organización Mundial del Comercio (OMC), los aranceles a los bienes que ingresan a Estados Unidos alcanzan actualmente un promedio del 3,4%, con disparidades según el producto y el país de origen.

Sin embargo, no está claro si esta “tarifa universal del 10%” reemplazaría o se agregaría a la existente.

Esta «guerra comercial» sería el primer «elemento clave» de la política económica de Trump, explicó Marcus Noland, vicepresidente del Instituto Peterson de Economía Internacional (PIIE), en una entrevista con la AFP.

Le preocupa que esto “debilite aún más el sistema de comercio internacional” y “dañe aún más a la OMC”.

Y mientras los consumidores luchan por hacer frente a la inflación, los aumentos de aranceles podrían aumentar el precio de los bienes importados.

Es probable que China, en particular, siga en la mira del ex presidente.

«Hay muchas incógnitas», pero «Trump parece haberse centrado en la guerra comercial con China», dijo a la AFP Steven Hamilton, profesor de la Universidad George Washington.

– Reducción de impuestos –

Una de las principales acciones del primer mandato de Trump fue reducir los impuestos para muchos hogares y grandes empresas. Pero esta reforma expira en 2025.

«En mi opinión, la prioridad económica, en caso de ser elegido, sería consolidar esta reforma fiscal y desarrollarla», dijo a la AFP Richard Stern, director de la Fundación Heritage, un grupo de expertos republicano.

“Los ejes centrales de la agenda económica de Trump serán las guerras comerciales y los recortes de impuestos”, resume Ben Ritz, director del Centro para la Financiación del Futuro de Estados Unidos, entidad que promueve la responsabilidad fiscal.

Trump «dirá que esto pone dinero en los bolsillos de los estadounidenses», afirma.

«Pero en realidad, sólo aumentará nuestra deuda, incrementará el costo de los préstamos, elevará los costos para los consumidores y probablemente nos aislará internacionalmente de nuestros aliados», advierte Ritz.

– Industrias verdes en peligro –

Los vehículos eléctricos y los paneles solares corren el riesgo de perder su brillo con Trump como presidente.

La Ley de Reducción de la Inflación (IRA), aprobada en el verano de 2022, asignará 370 mil millones de dólares a energía limpia. Se trata “probablemente de la mayor iniciativa de (Joe) Biden”, afirma Hamilton.

Trump está decidido a reducirlo y “maximizar la producción de combustibles fósiles”, dijeron los asesores del republicano al Financial Times en noviembre.

“Esto estrangulará una floreciente industria de tecnología verde, que el IRA fue diseñado para estimular”, lamenta Ben Ritz.

Sin embargo, desde el lado conservador la decisión parece justificada: “Incluso si su motivación es tratar de luchar contra el cambio climático, lo correcto es deshacerse del IRA”, dice Stern de la Heritage Foundation.

Para él, este plan “desperdiciará cientos de miles de millones de dólares” de dinero público y privado para apoyar “tecnologías que ya sabemos que no resolverán el problema”. AFP