San Pedro Sula, Honduras.

Como un hombre trabajador, buen padre, hijo y hermano, fue calificado por sus familiares el chef Darío Humberto Escalante, quien fue asesinado el domingo afuera de una discoteca mientras defendía a su pareja de unos sujetos que acosaban a la joven.

Los sueños de Darío eran abrir su restaurante y criar a su hijo de cinco años.

«Desde que empezó a trabajar como cocinero y tomó sus cursos, descubrió su talento para el arte culinario y dijo que ya no quería ser futbolista ni ingeniero, sino chef», dijeron ayer sus familiares y amigos. en su velorio, quien lo calificó como un buen cocinero por excelencia.

Chef fue asesinado por defender a su novia de acosadores en SPS

Siempre estuvo pendiente de su madre, de sus hermanos. “Solo quería estar lo suficientemente bien como para criar a su hijo de cinco años, que es su clon, porque tiene un gran parecido con su padre”, expresaron sus familiares.

Escalante trabajó en diferentes restaurantes y el negocio de comida de la familia estuvo cerrado debido a la pandemia.

Darío en la casa era el alma de la fiesta y desde pequeño era muy hiperactivo. Recordaron que le gustaba mucho el fútbol y “jugaba bien de delantero, era zurdo, pero tenía una lesión en una pierna y eso lo alejó de ese deporte”.

El chef tenía 28 años y era el menor de cuatro hermanos. Vivía con su pareja Nicole Acosta con quien tuvo a su hijo de cinco años.

Qué pasó

Los amigos que estaban con la pareja dijeron a sus familiares que Darío y su Nicole ya se iban porque era tarde y ya habían cerrado la discoteca y cuando se disponían a subir al auto llegaron los sujetos y comenzaron a acosar a la joven. .

Nicole fue la primera en reaccionar ante los chicos que le arrojaron una botella provocándole una herida en la cabeza.

El chef defendió a su esposa y comenzó a pelear con los individuos y uno de los acosadores sacó un arma y le disparó varias veces. Según lo descrito por testigos, fueron cuatro hombres los que atacaron a la pareja que se encontraba en una camioneta CRV color ocre.

Los familiares de Darío Humberto Escalante Natarén piden que se realicen investigaciones e informaron que en la escena del crimen hay varias cámaras de seguridad del 911 y varios establecimientos comerciales.