Nueva York

El juicio por narcotráfico al expresidente Juan Orlando Hernández entra esta semana en una etapa decisiva una vez que La oficina del fiscal Nueva York Termina con tus testigos.

Este lunes el ex policía Mario Guillermo Mejía Vargaspara seguir siendo interrogado.

El viernes, Mejía Vargas, bajo el seudónimo de Geovani Rodríguez, confesó ante el jurado que estuvo involucrado en el asesinato del “fiscal de oro”. Orlán Arturo Chávez en 2013. Por este asesinato existe en su contra un amparo fiscal emitido por la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Vida.

También afirmó que junto a los ex policías Mauricio Hernández Pineda y Juan Ávila Meza unieron esfuerzos para brindar seguridad a los cargamentos de droga con armas desde la propia institución. A cambio recibieron sobornos millonarios.

Él mismo brindaba seguridad armada a los cargamentos de droga que eran transportados en compartimentos falsos de camiones volquete desde Atlántida hasta Copán.

El exagente aseguró que él y Mauricio Hernández Pineda se aliaron con el narcotraficante Víctor Hugo Díaz Morales, alias el Rojo, quien era un hombre muy cercano al exdiputado Juan Antonio Hernández, a quien le pagaron sobornos millonarios supuestamente para financiar la campaña presidencial de Juan Orlando. . Hernández.

Una vez que Mejía Vargas termine de declarar, es muy probable que Rojo suba al estrado, como testigo de la Fiscalía.

El Rojo seguirá el mismo patrón que Devis Leonel Rivera Maradiaga y Fabio Lobo, quienes dijeron al jurado que pagaron sobornos a Hernández para su campaña presidencial.

En el juicio a Tony Hernández, el testimonio de Rojo fue clave porque demostró que a cambio de pagos tenía acceso a información e investigaciones policiales en curso.

Afirmará que a lo largo de 15 años estuvo involucrado en la tel tráfico de drogas envió más de 140.000 kilogramos de cocaína a estados unidos Unido. Además, participó en el asesinato de 18 personas.

Se involucró en el narcotráfico a finales de los 90 junto a Héctor Emilio Fernández Rosa, alias Don H, un capo condenado a cadena perpetua por la justicia de EE.UU.

El Rojo afirma que Tony Hernández le dio información sobre controles policiales e investigaciones relacionadas con el narcotráfico para evitar incautaciones y arrestos de drogas, a cambio de pagos de $5,000. Luego, comenzó a transportar, distribuir e incluso fabricar cocaína en sus propios laboratorios.

Armas

Pero el desfile de testigos de la Fiscalía continuará. Los fiscales planean presentar como testigo este lunes a John Miller, un funcionario de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de fuego y explosivos (ATF), para identificar ejemplos de armas durante el juicio.

La defensa de Hernández Alvarado se opone a la demostración física de las armas y más bien sugiere que sean identificadas a partir de fotografías.

“No hay ninguna razón por la que el jurado necesite ver estas ayudas de demostración en persona para comprender cómo funcionan. Sería como si el gobierno llevara un contenedor lleno de cocaína al tribunal sólo para mostrarle al jurado cómo son varias toneladas de cocaína. No tiene absolutamente ningún propósito”, dijo la defensa en un escrito.

Indica que a pesar de la acusación “tampoco ha habido evidencia de que el señor Hernández haya utilizado personalmente alguna de estas armas para promover la conspiración”.

defendiendo

Los abogados del expresidente podrán presentar a sus testigos una vez que el La oficina del fiscal Termina con tu presentación.

Raymond Colón, quien forma parte del equipo legal de Hernández, ha manifestado durante todo el proceso que tiene al menos diez testigos listos, incluido un «testigo estrella» para declarar a favor de Hernández. Colón también ha expresado que el expresidente tiene previsto prestar su declaración ante el jurado.

Cuando finalice el desfile de testigos y presentación de pruebas, el juez Kevin Castel dará instrucciones al jurado y estos se retirarán a deliberar para emitir su fallo.

Entre los 16 miembros del jurado se elegirá un presidente, quien anunciará al juez si existe condena o absolución, lo que deberá ser aceptado por unanimidad.

“Ningún miembro del jurado debería permitir que lo presionen o lo presionen para que tome una determinada decisión. “Cada jurado debe considerar cuidadosamente las opiniones y razones de los demás jurados y evitar tener una actitud obstinada para demostrar que tiene razón”, indican las normas estadounidenses.

Los bienes inmuebles del expresidente siguen embargados

En abril de 2022, el Ministerio Público, a través del Fiscalía Especial Contra el Crimen Organizado (Fescco) y el Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN), llevó a cabo el embargo y embargo de bienes inmuebles, empresas comerciales y productos financieros a nombre de la expresidente Juan Orlando Hernández.

Él Ministerio Público informó en su momento que presentó una solicitud ante el Juzgado de Primera Instancia de Privación de Dominio de Bienes de Origen Ilícito para el embargo y embargo de 30 inmuebles distribuidos en los departamentos de Francisco Morazán, Olancho y Lempira, ocho sociedades comerciales, 16 vehículos y productos financieros. .

Dos años después, la exprimera dama, Ana García, explicó a EL HERALDO que los bienes aún están embargados y esa situación “ha limitado la posibilidad” de acceder a recursos económicos.

El 12 de febrero de 2024, la familia Hernández incluso publicó un comunicado desmintiendo las declaraciones del abogado Raúl Pineda, quien aseguró que el patrimonio del expresidente rondaba los tres mil millones de dólares, según lo que investigadores del gobierno de Estados Unidos.

“Es absolutamente falso que los bienes adquiridos por nuestra familia en las últimas décadas formen parte de una ‘fortuna’”, dijo la familia en un extenso comunicado.

Estos bienes fueron obtenidos legalmente mediante “trabajo y esfuerzo”, así como mediante una herencia del padre de Juan Orlando Hernándezseñalaron.

García lamentó que muchos bienes incautados fueron heredados: “el Hotel Posada de Don Juan es un hotel que tiene veinticinco años de funcionamiento y es una propiedad que pertenece a la familia Hernández desde hace al menos setenta años”.