Un hondureño de 26 años es acusado por las autoridades de haberle quitado la vida a un residente estadounidense en 2016.

La captura tuvo lugar el 12 de diciembre en Hyattsville, Maryland. Según las autoridades, el catracho ya contaba con antecedentes, primero porque en 2014, cuando aún era menor de edad, ingresó ilegalmente al país.

Según la información, en esa ocasión lo dejaron ingresar porque su padre lo recibió en Estados Unidos.

En 2015, el condado de del príncipe george lo acusó de agresión y en agosto de 2016 fue acusado de ocultar un arma peligrosa y resistirse al arresto. Ese mismo año, el joven presuntamente le quitó la vida a un residente.

El joven se encuentra bajo arresto y permanecerá así hasta que sea deportado, según las autoridades, quienes lo calificaron como “una amenaza”. Las autoridades señalan al hondureño, cuya identidad no revelaron, como miembro de la Mara Salvatrucha (MS-13).

“No sólo es miembro de una pandilla callejera violenta, sino que también ha demostrado ser una seria amenaza para todos al matar a un residente”, dijo Darius Reeve, director interino de la Oficina de Operaciones de Cumplimiento y Deportación (ERO). en Inglés).

El agente también añadió que todos los “criminales violentos” indocumentados deberían ser deportados sin excepciones.