TEGUCIGALPA, HONDURAS.- En las últimas horas las mujeres se convirtieron en blanco de la ola de violencia que prevalece en el territorio nacional.

En menos de 24 horas, al menos siete mujeres perdieron la vida de forma violenta en varios sectores del país.

En Catacamas, Olancho, dos mujeres fueron asesinadas y una resultó herida en el mismo hecho. Las víctimas fueron identificadas como Suyapa Medina, de 40 años, y su sobrina Kelin Saraí Borjas Medina, de 30, quienes fueron interceptadas por delincuentes cuando salían de una iglesia ubicada en el barrio El Hatillo de Catacamas la noche del domingo. Asimismo, durante la noche del mismo domingo, dos mujeres fueron asesinadas en el barrio Nueva Esperanza de Guaimaca, Francisco Morazán.

Se trata de Dinia Estrada Martínez, de 14 años, y su vecina Michelle Gutiérrez, de 26 años. El crimen ocurrió cuando Gutiérrez se encontraba comprando en un colmado y fue atacado por los delincuentes, mientras que la adolescente y otra mujer, al parecer su madre, identificada sólo como Rosibel, resultaron gravemente heridas en el interior del colmado.

Madre e hija fueron trasladadas en ambulancias al Hospital Universitario de Tegucigalpa, sin embargo, la adolescente no sobrevivió.

El rastro de violencia se extendió hasta la capital, donde otras dos mujeres fueron asesinadas. Alrededor de las 6:00 de la mañana de ayer, uno de ellos fue encontrado acribillado a balazos en la calle principal del barrio 28 de Marzo de la capital. La víctima no fue identificada por las autoridades que reconocieron y retiraron su cuerpo porque no encontraron documentos personales en ella.

Mientras que en una zacatera ubicada en el sector 5 de la colonia Cerro Grande, una joven estudiante identificada como Daphne Yissel Hernández Rivera, de 16 años, fue encontrada asesinada alrededor de las 8:00 horas de ayer. En el barrio Sandoval Sorto de San Pedro Sula, Gabriela Deras fue encontrada asesinada al interior de un vehículo. Fue secuestrada junto con su pareja y asesinada por desconocidos. En Honduras, cada 21 horas y 55 minutos una mujer es asesinada, según registros del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.