Juan Arístides recibió un mensaje de un presunto amigo en una emergencia, y sin cuestionarlo le transfirió 70 mil lempiras que solicitó, para luego darse cuenta momentos después de que había sido víctima de una estafa en las redes sociales.

Mauro Castillo, asesor de seguridad privada con más de 20 años en el ramo en Honduras, anunció que la usurpación de perfiles de WhatsApp va en aumento.

Para este delito, los delincuentes logran duplicar el perfil de la víctima. Explicó que esto puede ser posible si se deja abierta una sesión en un dispositivo que no sea propiedad del perjudicado.

De esta forma se hacen pasar por la persona para escribir a sus contactos y obtener dinero mediante transferencias bancarias u otros métodos.

Muchas veces la persona no está al tanto de sus redes o no están a su alcance porque está de viaje, y eso se aprovecha.

Una situación similar ocurre en Facebook, en el que roban las fotos de la víctima para crear una cuenta o piratean la cuenta del usuario para enviar mensajes pidiendo dinero o enlaces a supuestos videos, que solo son para robar los datos a través del celular y también para robar el perfil de Facebook a esta tercera persona.

Alertas con códigos QR

Otra situación que el experto considera vulnerable a los datos es el aumento de servicios extranjeros para la validación/creación de QR en muchos barrios.

Bueno, no se sabe a quién realmente se les están entregando los datos de los Sampedrano, ya que ninguna entidad nacional verifica a estas empresas internacionales, al igual que las empresas de seguridad que sí pasan el escrutinio de la Dirección de Supervisión de Empresas de Seguridad en Honduras.

En ese sentido, explicó que se debe tener mucha precaución para evitar exponer involuntariamente información personal y bancaria, así como hacer clic en enlaces engañosos.

El teléfono celular que ahora lleva información bancaria con usuarios en línea, contactos y otros datos clave debe estar bajo la vista de su propietario en todo momento.